Os vamos a enseñar 3 trucos o ejercicios estáticos y alguno dinámico.

Double Dropknee Crook

Se parece mucho al simple dropknee pero un pelín más complicado. Se empieza igual y, en el momento de estar en la posición, cambiamos el peso hacia el pie que tenemos atrás. En ese instante, el apoyo del pie delantero cambiará para que la pierna se pueda apoyar en la cuerda con la espinilla y así poder cambiar el peso a la pierna que tenemos delante.

Para poder levantarnos de nuevo, hay que volver a cambiar el peso a la pierna que tenemos atrás y cambiar el apoyo de la espinilla al pie de nuevo.

Dar un beso a la cuerda

Sería el ejercicio anterior, alargado. Es decir, cuando estamos en la posición, el peso en la pierna delantera, nos inclinamos un poco a delante y, a la vez, estiramos la pierna trasera para que actúe de contrapeso y se equilibre el cuerpo. El momento difícil es cuando nos inclinamos para besar la cuerda, porque cambiaremos el foco de la mirada y puede desestabilizarnos.

Side Buddha

Te sientas con las piernas cruzadas y vas caminando encima de la cuerda. Para poder practicar bien este ejercicio, cruzamos las piernas mientras giramos 90º al lado contrario a la pierna que tenemos delante. Nos vamos agachando despacito y, para volver a la posición inicial, haremos fuerza sobre nuestros pies mientras giramos 90º hacia el otro lado.