Las lesiones más típicas en el mundo de la escalada suelen ir relacionadas con las muñecas y, concretamente, en los tendones y pueden ser por sobrecargas de ejercicio.

En el momento de escalar, todas las articulaciones del tren superior acaban muy castigadas, en especial manos, muñecas y dedos. Es completamente normal que cualquier escalador que lleve un tiempo practicando la escalada, haya sufrido lesiones en las muñecas.

Tendinitis

Las tendinitis aparecen porque el tendón no se puede recuperar entre carga y carga porque hemos escalado varias veces seguidas sin dejar el tiempo suficiente de reposo. Cuanta más dificultad en la escalada, mayor probabilidad de sufrir este tipo de lesiones.

El 80% de los escaladores aproximadamente han padecido alguna lesión grave que les ha hecho parar y reposar durante un par de semanas. Entre estos, existen golpes en manos, dedos, y muñecas así como fracturas. La media indica que se tienen 4,2 lesiones cada 1.000 horas de práctica de escalada la tendinitis es la lesión más común.

Otros factores que implican más posibilidades de sufrir lesiones son el tiempo, verano o invierno, la edad y el nivel de la escalada a practicar.

También influye el tipo de escalada, el estrés psicológico y fisiológico en los que incluso podemos perder el autocontrol al sufrir ansiedad, según algunos estudios.