Para poder potenciar bien nuestra técnica a la hora de practicar Slackline, necesitamos poco material, con lo que no tenemos excusa alguna. Por ejemplo, las plataformas de inestabilidad o también conocidas como balance board. También son compatibles los balones medicinales, chalecos lastrados o mancuernas con diferentes pesos. Con todos ellos se pueden realizar diferentes ejercicios, os enseñamos 4 que pueden ayudar mucho a nuestro progreso en la cuerda de Slackline:

Ejercicio número 1

Se trata de dar una zancada con lanzamiento de forma lateral de un balón medicinal, siempre partiendo de la posición natural de zancada, apoyando la rodilla en el suelo.

Este ejercicio es sencillo, si queremos aumentar la dificultad, se puede hacer exactamente igual pero sin el apoyo de la rodilla en el suelo, dejándola a unos centímetros del suelo. Esta posición exige bastante trabajo en isométrico de isquiotibiales, cuádriceps y glúteos. Cuando incorporamos al ejercicios un elemento inestable como por ejemplo lanzar la bola medicinal a los lados, obligará a trabajar el tronco desde el abdomen hasta los hombros.

Aún podemos añadir un plus de dificultad si la pierna que tenemos adelantada la apoyamos en una plataforma de inestabilidad o balance board.

Ejercicio número 2

En una plataforma de inestabilidad, haremos rotaciones laterales colocándonos de rodillas sobre ella. Hay que realizar rotaciones laterales de cintura y notaremos trabajo en zona abdominal.

Ejercicio número 3

De nuevo en una balance board, elevaremos la pierna y el brazo partiendo de una posición inicial a 4 patas sobre la plataforma de inestabilidad elevando la pierna y brazos contrarios hasta formar línea recta con ellos. De esta forma, trabajaremos los abdominales, músculos estabilizadores y glúteo.

Ejercicio número 4

Se trata de hacer un crunch en una fit ball. Partiendo de una posición de plancha, siempre con las piernas apoyadas en la bola, hay que rodarla flexionando las caderas y rodillas acercándolas al pecho. En este ejercicio se trabaja principalmente la parte interna del abdominal y músculos estabilizadores, evitando una situación de hiperextensión en la espalda.

Evidentemente, existen muchos otros ejercicios que puedan ayudar y servir como guía para realizar un buen entrenamiento que sirva para potenciar fuerza y técnica en el slackline. Los materiales que usamos dan mucho juego y, además, pueden servir para otros compañeros para realizar otro tipo de ejercicios, no únicamente servirá para Slackline.